miércoles, 6 de enero de 2016

La ciudad mineral

La ciudad se mueve. Pero se mueve lentamente. Algunos barrios florecen, pero es un florecimiento notable sólo a escala histórica.
El Buenos Aires de hoy es muy diferente del Buenos Aires del siglo diecisiete. Pero es bastante parecido al Buenos Aires de la infancia de una persona mayor. Bastante parecido al de cuarenta años atrás.
La ciudad es un ser vivo que se mueve más lentamente.
Animales y plantas se mueven. Una de las mayores diferencias entre las plantas y los animales es que los animales se mueven mucho más rápido que las plantas. La velocidad del desplazamiento desde luego, la circulación de los fluidos y, a menudo, el crecimiento es veloz en los animales y lento en las plantas.
Por su carácter mineral, la ciudad es un ser vivo que se mueve a un ritmo más lento.


1 comentario: